Nací en un pequeño paraíso, soy afortunada. Mojada por las aguas y el Sol del Mediterráneo ACROLLAM es mi patria. Nací entre viñedos, crecí entre barricas y uvas. Los años me han llevado a pensar que las casualidades no existen, sólo las causalidades. Vivimos en SINCRONIA y nada pasa de manera accidental.

En un momento que no tenia ni SÒTIL ni TRISPOL decidí emprender mi nuevo camino: MESQUIDA MORA, porqué las coincidencias de la vida son sólo la punta de un iceberg llamado destino.

Después de convertir nuestros viñedos a cultivo biodinámico hace 6 años empieza la aventura con la elaboración de unos vinos que expresan el potencial de unos viñedos más vivos, más sanos, auténticos.

La copa está servida, brindemos por este nuevo reto.

Bàrbara Mesquida-Mora